Cómo hacer amigos nuevos a los 40

Como ya sabrás, el ser humano es sociable por naturaleza, por lo que, en esencia, disfruta relacionarse y establecer relaciones con sus semejantes y aunque para muchos esta puede ser una actividad simple y natural, la verdad es que no siempre es así.

Particularmente, para las personas de 40 años, hacer nuevos amigos puede ser un verdadero reto, especialmente porque tienden a hacer menos vida social y a desligarse un poco de las actividades recreativas.

Si estás viviendo una situación como esta, o conoces a alguien que la esté enfrentando y deseas ayudarle, te invitamos a aprovechar estos valiosos consejos que te enseñarán cómo hacer amigos nuevos a los 40.

Abre tu mente

Es claro que cada día contamos con más alternativas recreativas, y en consecuencia, solemos dudar cuando recibimos una invitación que puede sacarnos de la zona de confort o que pueda hacernos ver “ridículos”.

Es por ello, que el primer consejo que te daremos es que abras tu mente y te des la oportunidad de intentarlo, pues en la mayoría de los casos reirás y te divertirás tanto que olvidarás el miedo que antes sentías.

Lo más importante es que aprendas a desligarte un poco de tu rutina de vez en cuando, de esta manera tendrás la oportunidad de conocer todo tipo de personas con las que podrás crear recuerdos especiales que te quedarán para toda la vida.

Lo más importante es que aprendas a desligarte un poco de tu rutina de vez en cuando, de esta manera tendrás la oportunidad de conocer todo tipo de personas.

La monotonía incluso puede hacerte pensar que las personas que ya conoces son más que suficientes para ayudarte a alcanzar la felicidad, no obstante, es necesario que tengas la disposición de abrir un poco más tu círculo para que puedas conectar con más personas.

Dedícale tiempo

Las relaciones valiosas siempre requieren tiempo de calidad, pero es posible que hayas rechazado más de una invitación por darle prioridad a otras cosas menos importantes o simplemente por no tener ganas de salir.

De ser así, tienes que saber que esta es una de las razones más evidentes por las cuales te cuesta hacer nuevos amigos, y es que, al rechazar una invitación, muchas veces damos el mensaje de que no nos interesa compartir con quien nos ha invitado,

Tal como mencionamos al principio, no solo se trata de dedicarle tiempo, sino de que sea tiempo de calidad, y que ese instante en el que está compartiendo un postre o un almuerzo, puedas conectar sinceramente con tu nuevo amigo.

Practica la amabilidad

En nuestra cotidianidad nos topamos con cientos de personas en la calle, en el súper, en el centro comercial o la cafetería, pero siendo sinceros, con pocas de esas personas solemos ser amables.

Un “buenos días”, un “gracias”, sujetar la puerta para que pueda pasar el que viene detrás u orientar a alguien que te pide ayuda con una dirección, pueden ser el primer paso para hacer un nuevo amigo, más aún si coinciden más de una vez.

LEER  Ideas de regalos para animar a una amiga

Muéstrate tal cual eres

Conocer a una nueva persona es un proceso que para algunos puede ser tedioso o complicado, y debido a esto, tienden a ocultar los rasgos más valiosos de su personalidad por temor a ser rechazados.

Es por eso que no podemos dejar de recordarte que lo más importante es que aprendas a sentirte cómodo contigo mismo y que no tengas temor de mostrar tu verdadera personalidad, esto además te permitirá disfrutar aún más de las relaciones que hagas.

Apóyate en los gustos en común

Probablemente, si deseas establecer una relación de amistad con alguien en específico, es porque esa persona tiene algo en común contigo, alguna afición, hobby, algún deporte o arte.

Sin importar de qué se trate, lo que mejor funciona es centrarse en compartir momentos, poniendo en práctica eso que les une o hablando sobre ello, pues de esa forma lograrán conectar con mayor facilidad.

De ser posible, únanse a una clase juntos en la que puedan desarrollar más esas actividades que tanto disfrutan, ya sea un taller de arte, yoga, pilates, música, natación, culinaria, entre otras.

De ser posible, únanse a una clase juntos en la que puedan desarrollar más esas actividades que tanto disfrutan, ya sea un taller de arte, yoga, pilates, música, natación, culinaria, entre otras.

Relaciónate con los amigos de tus amigos

Si no tienes habilidades para hacer nuevos amigos, es posible que conozcas a alguien que sí, por lo que relacionarte con los amigos de tus amigos puede ser un gran primer paso, pues lo más probable es que encuentren cosas en común.

De igual forma, puedes emplear los métodos que usan tus amigos para relacionarse, para ello es importante que te sueltes un poco y que no tengas temor en mostrarte tal cual eres, entre más genuino seas generarás, mayor empatía y afinidad con otras personas.

Practica nuevas actividades

Muchas de las amistades que hacemos a lo largo de nuestra vida las encontramos debido a alguna actividad en común, ya sea en una clase de ballet, en el colegio, e incluso en una plaza que frecuentamos.

Por ello, tomar la iniciativa de aprender algo nuevo o unirte a algún grupo sigue siendo una gran alternativa para relacionarte con otras personas que compartan los mismos gustos o disfruten las mismas actividades.

Ve a tu ritmo

Debes tener en cuenta que no existe una fórmula mágica para hacer nuevos amigos, pues cada persona es diferente y aunque algunos puedan lograrlo en pocos meses puede que a otros les tome años.

Por ende, es importante que no te obsesiones ni te rindas, pues incluso cuando pienses que no lo lograrás, es posible que entre tantas vueltas de la vida vuelvan a encontrarse en circunstancias diferentes que los unan aún más.

Un lujo que puedes darte, es el de disfrutar el proceso y aprovechar cada instante que tengas para divertirte y hacer algo completamente diferente o disfrutar de la cotidianidad con entusiasmo.

Un lujo que puedes darte, es el de disfrutar el proceso y aprovechar cada instante que tengas para divertirte y hacer algo completamente diferente.

Además de aprender a tomarte el tiempo que necesites, es primordial que desarrolles la empatía tanto como puedas y entiendas que la otra persona también tiene su propio ritmo de vida.

LEER  11 planes para hacer con un amigo

Aprovecha las nuevas tecnologías

Si no acostumbras a usas las redes sociales, es normal que tengas tus reservas en cuanto a este método, no obstante, debes recordar que, como mencionamos al principio, una mente abierta es clave.

Gracias a las redes sociales y a las nuevas tecnologías de comunicación, muchas personas pueden relacionarse y establecer amistades con personas de todo el mundo, pues siempre que tomes las medidas pertinentes no correrás ningún peligro.

Un buen tip que puedes emplear, es el de unirte a grupos de facebook que estén relacionados con temas de tu interés, pues en ellos podrás encontrar personas que compartirán muchos de tus ideales.

Aprende a escuchar 

Más allá de tener siempre un discurso preparado o de querer dar un consejo certero, el saber escuchar es una virtud que pocos conocen, y es que hay ocasiones en las que las demás personas tan solo quieren ser escuchados.

También debes tener en cuenta que todos somos diferentes y que por más que tengamos muchas cosas en común con nuestros amigos, siempre habrá opiniones que serán difieran.

Lejos de juzgar o de entrar en conflicto, estas diferencias tan solo deben llevarnos a reflexionar y a debatir sanamente, con la mente abierta y con mucho respeto.

Lejos de juzgar o de entrar en conflicto, estas diferencias tan solo deben llevarnos a reflexionar y a debatir sanamente, con la mente abierta y con mucho respeto.

Conviértete en el amigo que quisieras tener

Al momento de establecer relaciones solemos hacer una lista de los requisitos que la otra persona debe cumplir para poder ser parte de nuestro círculo, sin embargo, es allí donde olvidamos que las otras personas esperan tanto o más de nosotros.

Por ello, la clave es procurar ser tan respetuoso, amable, atentos e incondicionales como nos gustaría que nuestro amigo fuera con nosotros, de esa manera, en vez de solo exigir, predicarás con el ejemplo y se desatará un efecto en cadena.

Frecuenta los mismos lugares

Si acostumbras a frecuentar los mismos lugares, es muy probable que comiences a conocer (al menos de vista), algunas personas nuevas, en este caso, solo debes atreverte a romper el hielo e iniciar una conversación.

La razón por la que este método es tan efectivo, se debe a que, una vez que las personas se familiarizan contigo y ven tu rostro con frecuencia, se establece un vínculo de confianza que hace que sea más fácil relacionarse y forjar una amistad.

Si bien esto puede parecer desafiante para algunos, es un método que tiende a dar resultado con el tiempo, por lo que la paciencia y la perseverancia son bastante importantes.